Archivo

Posts Tagged ‘Crecimiento personal’

Somos headhunters, somos curiosos. ¿Todo vale?

Es habitual que los trabajadores de áreas de recursos humanos formen parte de redes sociales, tanto personales como profesionales. Generalmente, las personas de “nuestro gremio” somos sociales por naturaleza y accedemos casi a diario a Linkedin, Twitter, Instagram, Facebook o incluso Pinterest.

Nuestro día a día es Linkedin. Entre otras cosas, claro. Pero si trabajas en RRHH de una empresa IT en crecimiento, linkedin es tu casa. Me siento orgullosa de poder decir que es fácil para mi establecer contactos profesionales interesantes, que llegan a formar parte del #avanttic_team o que quizás lo serán en un futuro. O incluso prescriptores de nuestra empresa porque han recibido un buen trato o, por lo menos, información interesante.

La cosa se pone más interesante cuando nos planteamos si RRHH deben analizar la actividad en las redes sociales de una persona, ya sea un candidato o un trabajador. Quizás la actividad en foros de linkedin o en redes más técnicas tipo GitHub esté más justificado, pero… ¿Y la actividad en twitter, por ejemplo?

La frontera entre lo profesional y personal en twitter está menos definida. Depende de cada uno. ¿Es lícito analizar esta actividad? No hablo de legalidad, hablo de ética. ¿No es una fuente más de información en la que cada uno determina la privacidad? Si es así, ¿por qué no saber si los valores que transmite alguien a través de sus intereses, opiniones o aficiones cuadran con los de la empresa? ¿Y qué pasa con Instagram? Si alguien decide tener un perfil abierto, ¿qué más da “para quién lo esté”? Leer más…

Cuando el crecimiento de la empresa y el desarrollo profesional van unidos

La vocación por la tecnología y trabajar para conseguir los objetivos de nuestros clientes es lo que tenemos en común las personas que formamos avanttic. El “100% Oracle” es la pasión de avanttic y de todos nosotros: lo que comparte la compañía con las personas que la formamos.

En este marco profesional (este contexto que nos engloba) el crecimiento y el desarrollo profesional van unidos. Es una relación bidireccional porque en la medida que avanttic crece, los que estamos aquí crecemos. Y en cuanto cada uno de nosotros nos formamos, mejoramos y avanzamos en nuestra carrera profesional, hacemos posible que avanttic crezca.

Cuando hablo con compañeros o con algunos candidatos sobre desarrollo profesional y posibilidades de crecimiento, suelo decir que estamos en un buen momento y en el lugar adecuado. avanttic crece día a día y eso permite nuestro crecimiento personal. Sólo hay que esperar la oportunidad, por ejemplo un proyecto nuevo que necesite la figura de un coordinador, uno que implique trabajar con una tecnología nueva, una oportunidad internacional…

¿Qué responsabilidad tiene cada uno en esto? ¡Estar preparados! avanttic debe velar por este crecimiento, invirtiendo en certificaciones y en formación técnica y competencial, alineada con la mejora del desempeño y los planes de desarrollo profesional. El equipo debe implicarse, estudiar, investigar y en ocasiones invertir tiempo personal para su desarrollo.

El crecimiento de avanttic conlleva el crecimiento del equipo.

Y si el equipo crece, avanttic es más grande.

Somos soñadores

Los sueños y todo lo que les rodea siempre han sido una de las incógnitas de la humanidad. ¿Para qué sirven?, ¿por qué soñamos?, ¿qué significado tienen? Durante la historia se ha buscado responder a estas preguntas entre muchas otras, pero es cierto que incluso ahora, en pleno auge de las neurociencias, somos incapaces de indicar con certeza el qué, el cómo y el por qué.

Lo que sí sabemos es que se sueña, y se sueña por algo… Soñamos para almacenar nuestros recuerdos, consolidar lo aprendido durante el día, para defendernos de los ataques de la realidad, procesar emociones dolorosas o agradables y, ante todo, para cumplir un deseo, ya sea real o simbólico (Sigmund Freud). De ahí que se diga:

“voy a cumplir un sueño” = “voy a cumplir un deseo”, ya sea real o simbólico

Así que podríamos decir que también soñamos en estado de vigilia y eso es lo que nos motiva y nos da fuerzas para poder conseguir determinados objetivos, que frecuentemente llamamos sueños.

Esto me lleva a pensar en una frase de El Principito: “Es una locura odiar a todas las rosas sólo porque una te pinchó. Renunciar a todos tus sueños sólo porque uno de ellos no se cumplió.” Por lo que no se debe desfallecer porque una parte del sueño no “funcione”, siempre debemos seguir la estela de nuestros deseos.

Todo esto lo podemos aplicar a las organizaciones, en todos sus niveles, porque necesitamos líderes que sueñen cómo debería ser su organización, que la imaginen y así motiven e ilusionen a su equipo con esa posible realidad. Para forjar una actitud de cambio resulta esencial que los líderes se mantengan fuertes en la consecución de ese sueño y que, a la vez, contagien el proyecto a partners, clientes y miembros de la organización. El presente y futuro es para aquellas organizaciones capaces de desarrollar servicios, soluciones y productos que sean útiles, y hay que soñar para imaginarlos.

Ahora recuerdo una idea que nos trasmitió la Catedrática Nieves Rodríguez Brisaboa, el pasado noviembre, en la entrega de diplomas a los alumnos de la Escuela Superior de Informática de la Universidad de Castilla-La Mancha. Una idea que aclaraba el objetivo final de los informáticos, que nos explicaba Nieves que no es otro que ayudar a las personas a resolver sus problemas, mejorando sus vidas y la ejecución de sus tareas diarias. Para ello el soñador debe imaginar, visualizar, analizar y describir alternativas; apasionarse por ese deseo y por hacerlo realidad.

Podemos afirmar que el ser humano es una especie capaz de soñar con realidades inexistentes, de compartirlas y trabajar en ellas conjuntamente para que esos sueños sean mañana una realidad.

PON TODO TU CORAZÓN, TODA TU MENTE Y TODA TU ALMA EN TODO LO QUE HACES, PORQUE SÓLO ASÍ LOS SUEÑOS SERÁN UNA REALIDAD.

Ambiente laboral

La falta de motivación, las pocas expectativas de crecimiento profesional, la incertidumbre que plantea un contrato temporal… todo ello influye en un mal ambiente laboral, un ambiente que condiciona nuestro día a día. Ese ambiente tóxico de rivalidad que hace luchar al consultor por anclarse en el puesto de trabajo, sin compartir información por querer tener el control… Cuando hablamos de consultoría parece que lleva implícito todas estas situaciones y es por esto que el trabajo de selección se hace realmente complicado… ¿Cómo “vendes” tu empresa, si de base, los candidatos ya vienen con esta idea?

En nuestro caso atraer a los candidatos es algo más fácil porque marcamos la diferencia en muchos puntos: especialización, profesionalidad…, pero de todos yo destacaría uno, que para mí es fundamental: ¡el buen ambiente laboral!

Este buen ambiente viene dado tanto por lo que aporta cada uno de los trabajadores de esta empresa como por las condiciones que ofrecemos en avanttic: contratos indefinidos, rangos salariales competitivos, posibilidad de crecimiento personal y profesional, formación, etc.

Además estoy convencida de que un buen ambiente laboral te motiva, a crecer y aprender, a compartir conocimientos, a trabajar en equipo, a sentirte parte de algo y, sin quererlo, te conviertes en una pieza clave en ese crecimiento.

Cuando tienes la suerte de disfrutar un buen ambiente laboral, ¡todo es mucho más sencillo!