Archivo

Archivo del autor

La esencia de un equipo

septiembre 21, 2018 Deja un comentario

En algún sitio escuché que nuestra identidad personal es el aroma que dejamos al salir de una habitación, y… ¡Me encanta! Porque creo que lo define a la perfección.

Siguiendo con el símil, quizás una de las cosas más complicadas en la vida diaria es no perder ese aroma o, al menos, lograr que no pierda potencia entre la sociedad, el ritmo de vida, las circunstancias… Trasladándolo al ámbito laboral, y más concretamente al de los Recursos Humanos, esto se vuelve aún más complicado: alguien llega a una compañía donde esa fragancia ya está marcada, y tiene que intentar adaptarse o, mejor aún –esto sería lo realmente idílico- hacer que su aroma complemente y amplíe al que ya está presente.

Leer más…

Ambiente laboral

La falta de motivación, las pocas expectativas de crecimiento profesional, la incertidumbre que plantea un contrato temporal… todo ello influye en un mal ambiente laboral, un ambiente que condiciona nuestro día a día. Ese ambiente tóxico de rivalidad que hace luchar al consultor por anclarse en el puesto de trabajo, sin compartir información por querer tener el control… Cuando hablamos de consultoría parece que lleva implícito todas estas situaciones y es por esto que el trabajo de selección se hace realmente complicado… ¿Cómo “vendes” tu empresa, si de base, los candidatos ya vienen con esta idea?

En nuestro caso atraer a los candidatos es algo más fácil porque marcamos la diferencia en muchos puntos: especialización, profesionalidad…, pero de todos yo destacaría uno, que para mí es fundamental: ¡el buen ambiente laboral!

Este buen ambiente viene dado tanto por lo que aporta cada uno de los trabajadores de esta empresa como por las condiciones que ofrecemos en avanttic: contratos indefinidos, rangos salariales competitivos, posibilidad de crecimiento personal y profesional, formación, etc.

Además estoy convencida de que un buen ambiente laboral te motiva, a crecer y aprender, a compartir conocimientos, a trabajar en equipo, a sentirte parte de algo y, sin quererlo, te conviertes en una pieza clave en ese crecimiento.

Cuando tienes la suerte de disfrutar un buen ambiente laboral, ¡todo es mucho más sencillo!